viernes, 27 de diciembre de 2013

La pirotecnia y nuestros perros.



Llegadas estas fechas invernales y de festejos son muchos los que debemos de lidiar con el miedo de nuestros perros a los ruidos fuertes.
Muchas veces no es solo a los cohetes sino que también durante la tormentas los peludos lo pasan fatal y la angustia que ellos viven nos duele en el alma.

A continuación os voy a dar unos pequeños consejos a tener en cuenta para que el miedo sea más llevadero:

  1. Lo más importante es que si tienes un perro con una fobia severa  a estos tipos de ruido no lo dudes un momento y contactes con un etólogo para que os ayude.
  2. Asegura un refugio: Si has observado a tu perr@ habrás notado que siempre escarba o se mete debajo de camas, sofás, faldas largas, mesas,...El lugar perfecto para que tu perro se sienta seguro es en su casa y cama habitual pero en un sitio cubierto, seguro y lo más aislado posible del ruido que le asusta ( no olvides que ellos escuchan mucho mejor que nosotros). Hazte con un lugar de estas características en casa o compra una caseta adaptada al tamaño. Ejemplo: Dentro de un armario que tenga el espacio suficiente y al que el animal pueda acceder con facilidad.
  3. Una vez que tienes el refugio debes de positivizarlo al máximo y convertirlo en un punto seguro y tranquilo para tu perro. Lo mejor es que se aproveche la cama habitual. A mayores puedes darle chuches cuando esté en ella y rociarlas con feromóna apaciguante canina o DAP que colaboren en la relajación. Puedes encontrarlas como difusor o en collares.
  4. Fármacos para los días más duros: Como veterinaria recomiendo el uso de Aprazolam en sustitución en la Acepromacina que promueve una mayor sensibilización a los ruidos empeorando la fobia del animal y dificultando una posible recuperación. A mayores puede usarse Valium o Calmex. Siempre consulta con tu veterinario y haz pruebas previas.
Cuando vayas a administrar un fármaco a tu animal que vaya a provocar en el un estado de calma y sueño es importantísimo hacer pruebas controladas en casa sin el estímulo a diferentes dosis ( de menos a más ) dependiendo de cual sea la reacción del animal.
Por ejemplo, si compras Aprazolam comienza dándole una dosis baja una tarde cualquiera en la que tu vayas a estar con tu perro en casa. Si ves que tu perro sigue demasiado activo o reactivo a los estímulos externos prueba a los pocos días con una dosis algo mayor y vete ajustando.
Una vez que consigas el resultado deseado, un perro relajado y adormecido, ya estas preparado para esos malos días.
Estos periodos de prueba también te ayudan a saber cuanto tiempo estará tu perro en ese estado.
IMPORTANTE: Para la cura de fobias y miedos es imprescindible y de vital importancia acudir a la consulta de un etologo que cree unas pautas concretas para vuestra situación y problema.

Hasta pronto!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Alguna opinión o duda?